Nuestro Blog

Sistemas de tubos de distintas capas

Estas tuberías estáis hechas internamente de tuberías de polietileno, polietileno reticulado con alma de aluminio, las cuales resisten el agua caliente así como el agua fría. Normalmente podéis usarles en distintos modos de conductos de agua caliente, como las calefacciones, sin tener que socorrer a los acostumbrados protectores en las tuberías.

Existen diferentes ejemplares de tubos que os utilicéis en las redes para el agua caliente y los pisos, ya que estos toleran eficientemente el calor del agua. Así como su utilidad cada día es más frecuente en las redes para el agua fría. Los beneficios son múltiples, desde la flexibilidad que poseen, así como la resistencia a las tensiones superiores.

El proceso de elaboración de estos tipos de tubos son los que seguramente poseen la clave de su gran firmeza. No es más que un conjunto de mantos soldados que finalizan en dos estratos medios unidos entre sí. De esta forma se asegura la impermeabilidad de la tubería, descendiendo el periodo de colocación, logrando que de esa forma os agrupe vuestra calefacción con la toma de salida de agua.

Aunado a esto esta unificación aminora la cantidad enorme de adquirir el peligro de escapes a los que pudiese normalmente estar expuestas las tuberías, por lo que la utilización de estos tubos multicapas es ideales utilizarlas tanto en sistemas guardados así como en los sistemas que están expuestos al exterior. En estas circunstancias, en el manto de aluminio del cual está contenida su fabricación permite que la tubería adopte distintas formas, así como encontrarlas en diferentes medidas y un tanto de firmeza ante el deterioro.

Los mantos internos son los precisos para entrar en trato continuo con los líquidos, por esta razón el revestimiento de aluminio así como los mantos exteriores son los agentes que permiten que estas tuberías permanezcan en el mismo estado original. Debido a esto, se encuentra con que el material sea tan compacto y permanezca en perfecto estado ante el aire como a los gases externos.

Visite la pagina web de https://www.fontaneros-sotodelreal.es

¿Cómo desatasco el fregadero de mi cocina?

Como amplios conocedores y expertos del ámbito de la fontanería en fontaneros Soto del Real baratos, sabemos perfectamente que uno de los problemas más usuales y recurrentes en los distintos hogares es el atasco del fregadero de la cocina. Las causas de este problema suelen ser diversas, pero normalmente los atascos se deben a una falta de higiene y mantenimiento de las redes de tubería, al vertido de grandes sólidos de comida por el fregadero o a raíz de una avería propia al sistema de tubería. Los atascos son una molesta fuente de angustias, ya que ralentizan el tragado de los residuos líquidos o impiden totalmente el tragado, trayendo consigo la emanación de olores desagradables e inundaciones pequeñas en tu casa.

 

Si estás aquí porque has notado que tu desagüe traga el agua de forma lenta o, de pleno, no traga ningún líquido y está totalmente atascado, entonces sigue leyendo los párrafos siguientes, pues te diremos algunos útiles consejos para que solventes este tipo de problemas tú mismo y sin la ayuda de un profesional, con herramientas caseras. Asimismo, te brindaremos algunas medidas preventivas de atascos para que no tengas que pasar por esta situación angustiante nunca más.

 

Primero que nada, lo que debes hacer para solucionar el problema de atasco es remover toda el agua estancada del fregadero. De igual forma, despeja por completo la boca del desagüe, quitando cualquier residuo sólido que obstruya la entrada para que puedas evaluar al detalle el atasco problema.

 

Ten por regla general que cuando el tragado de agua se ralentiza en tu fregadero quiere decir que existe un atasco parcial en la tubería, muy posiblemente debido a la oclusión provocada por restos sólidos de comida acumulados.

 

Para solucionar este problema, es aconsejable que lo primero que hagas sea verter agua hirviendo a través del desagüe que tiene el atasco, para verificar la gravedad del problema y ablandar los sólidos que provocan la obstrucción. Cuando el atasco es leve, con un poco de agua hirviendo bastará para desatascar el problema. De lo contrario, cuando el atasco es grave, con agua hirviendo apenas lograrás mermar el problema.

 

Sin embargo, siempre es recomendable hacer uso de recetas caseras de desatascos para solventar este tipo de problemas. Uno de los remedios caseros más efectivos es el siguiente:

  • Prepara medio vaso de bicarbonato de sodio y medio vaso de vinagre.

 

  • Hierve una cantidad apreciable de agua con un poco de sal.

 

  • Vierte en el desagüe el medio vaso de bicarbonato de sodio y luego el medio vaso de vinagre, en ese orden. De esa forma lograrás una generación de burbujas y espuma, produciendo una turbulencia en atasco que permitirá ablandarlo. Déjalo así por unos 10 min aproximadamente.

 

  • Verificado el paso anterior, vierte el agua con sal hirviendo para arrastrar y eliminar el atasco de una vez por todas. Verás ahora como los líquidos empiezan a fluir con normalidad por la tubería.

De igual forma, también es aconsejable el empleo de un producto desatascador que puedes adquirirlo en cualquier supermercado o ferretería de tu zona. Estos son productos químicos con un alto poder degenerativo de la materia orgánica, por lo que son altamente efectivos para desatascar casos de atascos difíciles.

 

Caseramente, puedes usar un desatascador común usado normalmente en los baños. Estos desatascadores son de fácil uso, pues basta con poner la ventosa sobre la boca del desagüe, ejerce presión y luego jalar del mango para hacer la succión necesaria para desatascar la tubería.

 

Existen muchos otros consejos, pero por hoy lo dejamos hasta aquí para no sobrecargarte de información. Esperamos que te haya sido de utilidad y si quieres un mayor asesoramiento, ya sabes que puedes llamarnos cuando quieras.

 

Aprende a cambiar una llave de paso

Según va pasando el tiempo es normal que la instalación de fontanería Soto del Real vaya sufriendo algún deterioro. Por eso resulta muy importante llevar a cabo un periódico mantenimiento para asegurarse que todo va funcionando de manera correcta. De cualquier manera hay ciertas cosas que se pueden hacer en casa siempre que se dispongan de las herramientas correctas y se sepa cómo hacerlo. Un ejemplo es que se necesite cambiar una llave de paso en algún momento, algo que no es demasiado complicado. Y para que te resulte todavía mucho más fácil, te vamos a contar los pasos que hay que seguir, a continuación.

Lo primero que hay que hacer antes de realizar un arreglo de fontanería es cortar la llave de paso. De esta manera evitaremos que se salga el agua. Por norma general suele estar fuera de la vivienda, pero si no consigues encontrarla, puedes solicitar ayuda a quien distribuya el agua en tu zona o preguntar a algún vecino. Hay que tener en cuenta que la válvula puede estar controlando el agua de alguna otra persona que viva en tu edificio, por lo que es muy importante que avises si vas a cortar el agua, antes de hacerlo.

Una vez localizada, debes averiguar cuál es la dirección que toma el agua, así como que la válvula que hayas comprado sea del mismo tamaño para que no tengas que realizar modificaciones en las tuberías. Cuando hayas llevado a cabo estos pasos, afloja las tuercas que sujetan a la válvula y coloca la nueva, asegurándote de que queden firmes aunque sin apretarlas excesivamente. Ciérrala en el sentido que llevan las agujas de un reloj y ve abriendo la llave de paso de una manera gradual fijándote bien en que no exista ninguna fuga. Si todo está bien, procede a abrir el grifo y deja que el agua fluya un minuto aproximadamente para que se libere el aire y se vayan llenando las tuberías.

Si la red está fabricada en plomo, puede que debas utilizar una adaptador especial para que la tubería vieja conecte con otra nueva antes de proceder al cambio de la llave de paso. Ten la precaución de medir el tamaño de la tubería y si es necesario pregunta en el lugar donde la hayas adquirido. Ten en cuenta que el plomo resulta tóxico además de muy fácil de ser dañado.

Antes de comenzar a trabajar asegúrate de que el sitio en el que hayas decidido colocar la válvula nueva sea accesible. Lo perfecto sería colocarlo todo lo cerca que puedas de la llave de paso que se encarga de suministrar a la vivienda el agua y de que la tubería pueda drenarla de manera sencilla.

Las instalaciones más nuevas normalmente cuentan con un tubo azul de plástico que se encarga de abastecer a toda la red de agua. Debes cortarlo hasta alcanzar la posición que necesites y usar el ajuste de presión adecuado para el plástico, para que éste se adapte a la tubería fácilmente.

No debes usar nunca una sierra de metal para cortar este tubo ya que no será demasiado limpio el corte y no podrán conectarse bien. Hay cortadores para tuberías especiales que tienen una cuchilla para que dicho corte sea limpio y recto. Después coloca en los extremos del tubo el adaptador y sobre el tubo empuja el conector para que quede perfectamente acoplado. Realizados estos pasos, conecta la llave de paso con la tubería para que haya un espacio adecuado entre ellos y tendrás toda la operación realizada.