Aprende a cambiar una llave de paso

Según va pasando el tiempo es normal que la instalación de fontanería Soto del Real vaya sufriendo algún deterioro. Por eso resulta muy importante llevar a cabo un periódico mantenimiento para asegurarse que todo va funcionando de manera correcta. De cualquier manera hay ciertas cosas que se pueden hacer en casa siempre que se dispongan de las herramientas correctas y se sepa cómo hacerlo. Un ejemplo es que se necesite cambiar una llave de paso en algún momento, algo que no es demasiado complicado. Y para que te resulte todavía mucho más fácil, te vamos a contar los pasos que hay que seguir, a continuación.

Lo primero que hay que hacer antes de realizar un arreglo de fontanería es cortar la llave de paso. De esta manera evitaremos que se salga el agua. Por norma general suele estar fuera de la vivienda, pero si no consigues encontrarla, puedes solicitar ayuda a quien distribuya el agua en tu zona o preguntar a algún vecino. Hay que tener en cuenta que la válvula puede estar controlando el agua de alguna otra persona que viva en tu edificio, por lo que es muy importante que avises si vas a cortar el agua, antes de hacerlo.

Una vez localizada, debes averiguar cuál es la dirección que toma el agua, así como que la válvula que hayas comprado sea del mismo tamaño para que no tengas que realizar modificaciones en las tuberías. Cuando hayas llevado a cabo estos pasos, afloja las tuercas que sujetan a la válvula y coloca la nueva, asegurándote de que queden firmes aunque sin apretarlas excesivamente. Ciérrala en el sentido que llevan las agujas de un reloj y ve abriendo la llave de paso de una manera gradual fijándote bien en que no exista ninguna fuga. Si todo está bien, procede a abrir el grifo y deja que el agua fluya un minuto aproximadamente para que se libere el aire y se vayan llenando las tuberías.

Si la red está fabricada en plomo, puede que debas utilizar una adaptador especial para que la tubería vieja conecte con otra nueva antes de proceder al cambio de la llave de paso. Ten la precaución de medir el tamaño de la tubería y si es necesario pregunta en el lugar donde la hayas adquirido. Ten en cuenta que el plomo resulta tóxico además de muy fácil de ser dañado.

Antes de comenzar a trabajar asegúrate de que el sitio en el que hayas decidido colocar la válvula nueva sea accesible. Lo perfecto sería colocarlo todo lo cerca que puedas de la llave de paso que se encarga de suministrar a la vivienda el agua y de que la tubería pueda drenarla de manera sencilla.

Las instalaciones más nuevas normalmente cuentan con un tubo azul de plástico que se encarga de abastecer a toda la red de agua. Debes cortarlo hasta alcanzar la posición que necesites y usar el ajuste de presión adecuado para el plástico, para que éste se adapte a la tubería fácilmente.

No debes usar nunca una sierra de metal para cortar este tubo ya que no será demasiado limpio el corte y no podrán conectarse bien. Hay cortadores para tuberías especiales que tienen una cuchilla para que dicho corte sea limpio y recto. Después coloca en los extremos del tubo el adaptador y sobre el tubo empuja el conector para que quede perfectamente acoplado. Realizados estos pasos, conecta la llave de paso con la tubería para que haya un espacio adecuado entre ellos y tendrás toda la operación realizada.